Apuntes

Al inicio de cada curso académico David Foster Wallace ofrecía este discurso a sus estudiantes refiriendo esta breve historia que ilustra de manera magistral el papel y la función de la cultura:

Había una vez dos peces jóvenes que iban nadando y se encontraron por casualidad con un pez más viejo que nadaba en dirección contraria; el pez más viejo los saludó con la cabeza y les dijo: Buenos días, chicos, ¿Cómo está el agua?. Los dos jóvenes siguieron nadando un trecho; por fin uno de ellos miró al otro y le dijo: ¿Que demonios es el agua?

El sentido inmediato de la historia de los peces no es más que el hecho de que las realidades son obvias e importantes son a menudo las que más cuesta ver y las más difíciles de explicar.

Como les sucede a los dos peces más jóvenes, no nos damos cuenta de qué es en verdad el agua en la que vivimos cada minuto de nuestra existencia. No tenemos, pues, conciencia de que la literatura y los saberes humanísticos, la cultura y la enseñanza constituyen el líquido amniótico ideal en el que las ideas de democracia, libertad, justicia, igualdad, derecho a la crítica, tolerancia, solidaridad, bien común, pueden experimentar un vigoroso desarrollo.

Extraído del libro de Nuccio Ordine “La utilidad de lo inútil”

 

En fotografía, conviene huir de la moda, de lo espectacular, del oropel. La fotografía es un lenguaje muy poderoso, directo y fuerte, pero sólo si se renuncia a la seducción.

Bernard Plossu